:Narrativas Relevantes.

Si quieres ser famoso en Instagram, haz lo que yo digo, no lo que yo hago

Créeme, soy consultor de comunicación y he estudiado a varios de los mejores instagramers del mundo. Pero ya sabes, en casa de herrero, cuchillo de palo. Nadie dijo que ser famoso en IG fuera fácil. No tengo la paciencia ni la disciplina para lograrlo. Además, soy un poco denso. Prefiero a Twitter y a LinkedIn. Pero he probado cada uno de los trucos que leerás a continuación o los he visto funcionar en las cuentas de otros. Te aseguro que funcionan. Aquí voy:

Busca la luz

La luz es la materia prima de la creación (“…dijo Dios sea la luz, y fue la luz…”) y lo saben los fotógrafos. La persiguen constantemente y están pendientes de sus cambios para recrear lo cotidiano. Saben que la mejor luz natural es la del atardecer y la del amanecer, porque doran todo lo que toca. La luz no te espera, de manera que solo podrás capturar momentos extraordinarios con paciencia, atención y disciplina, haciendo la misma foto, una y otra vez , en diferentes horas y días, para provocar sensaciones diferentes en el espectador, para juguetear con las sombras y los contrastes, los reflejos y los destellos. Ve detrás de la luz, aun cuando no lleves cámara. Haz click con el ojo, como un entrenamiento.

@pedromcbride es un maestro en el aprovechamiento de la luz natural.

¡Agáchate, súbete, estírate!

¿Quieres una foto extraordinaria de algo común? Tírate al piso y apunta la cámara hacia arriba. Descubrirás una imagen que nunca has visto. ¿Cuánto hace que no miras al cielo? A veces necesitarás la flexibilidad de un contorsionista para cambiar de ángulo. Otras veces bastará con colocar tu móvil arriba, paralelo al objeto que deseas fotografiar. Alinéate con los rieles, los edificios o los árboles para dar profundidad a la escena e introducir a tu seguidor dentro de un túnel de fantasía. Como en la vida, en la fotografía, tu punto de vista lo cambia todo.

Casi me desnuco para lograr esta foto tan simple, pero tan bella. (@melvinpenaj)

Encuentra tu nicho y pégate ahí

Elige un tema y despliega en torno a él tu contenido. Puedes ser monotemático y polivisual a la vez. Repetitivo y genuino a la vez, siempre que mantengas “tu voz fotográfica” y “tu tema”. ¿Que no? Échale el ojo al trabajo de @thedressedchest, @ladyinlondon y @berlinstragramer.

@thedressedchest, monotemático y, a la vez, policromático.

Tu nombre es tu marca

Por cierto, por sus nombres lo conoceréis. Si hiciste lo que te digo, ya sabrás que @thedressedchest hace fotos de su torso vestido, @aladyinlondon captura estampas londinenses y @berlininstagramer de Berlín. ¿Qué encontrarás en el feed de @zonacolonialrd, @keepcamnyc o @delightvery? ¡Pues eso! No te mando a que busques un nombre taxativo, obvio o limitativo, sino significativo. Memorable y fácil de recordar (que no es lo mismo). Mientras más corto y limpio, mejor.

@aladyinlondon captura estampas típicamente londinenses.

Tu foto es tu logo

El espacio para tu foto de perfil es pequeñísimo. Aprovéchalo. Un close up y un gesto, pueden comunicar bastante. Menos es más.

Tu bio

Corta, ingeniosa y significativa.

Provoca eco

Si usas el mismo nickname en todas tus redes, tus seguidores te encontrarán más fácil. Cada red tiene su lenguaje, pero si el contenido que publicas en IG es compatible con otras redes, una herramienta como Hootsuite te ayudará a sincronizarlas todas, de manera que con un solo input publiques en todas. Si encajan bien, considera también usar la misma foto de perfil y la misma bio en todas las redes.

Déjalo que respire

Es de novatos saturar de elementos la imagen. Permite al protagonista oxigenarse con el espacio vacío. El fondo limpio hará que destaque el objeto que quieras destacar. Sitúa al sujeto en una tercera parte de la imagen (no en el centro) y deja que se explaye lo demás (el cielo, el mar, la calle…)

El elemento humano, siempre

En la gran inmensidad, mete un pedacito de ti (o la totalidad de otro). En medio de la nada, por lo menos una vida dará al espectador una sensación de inclusión o una idea de la grandeza o pequeñez de lo que quieras significar.

Por pequeña que parezca, la presencia de una vida llena toda la imagen en las fotos de @serjios.

¿Selfie?

Cuida el fondo, que ahí es que se echan muchos a perder. Observa lo que hay detrás, antes de hacer click. He visto fondos horrorosos: la habitación desordenada, la oficina caótica o el inodoro (qué mal) que se cuela inadvertidamente. Si quieres hacer tu boquita de pato, …bueno, vale, venga… pero si te miras la punta de la nariz, como quien no quiere la cosa, lograrás “una pose muy natural”.

Ocio y negocio de la mano

Si quieres ser un influencer de verdad, domina tu contenido, aunque lo pague otro. Pon siempre tu impronta en cada post. Que la gente lo sienta genuino aunque sea evidente el propósito comercial. (Más ideas para quienes quieran dedicarse al mercado de la influencia, en el post “Cómo vender y comprar influencia el Instagram” , en mi blog “La Peña de Melvin”).

Sigue a quien te sume

Si sigues a otros sin ningún criterio, te llenarán de spam. Si sigues por reciprocidad, te llenarán de tonterías. Si sigues por amistad,…bueno. Sigue a quien te inspire, te enseñe o enriquezca tu vida. Quien piense en seguirte, probablemente, echará un ojo a quiénes sigues, para conocer más acerca de ti.

Cultiva una comunidad

Etiqueta a otros, reconoce el crédito ajeno y comenta el trabajo de otros con real interés y entusiasmo.Contesta con genuino agradecimiento los comentarios que te hagan. Etiqueta, menciona y recomienda otras cuentas. ¡Ayuda a crecer a quienes muestran talento y trabajo!

El líder provoca

Despierta y captura la curiosidad con lo inesperado. Ve contra la norma. Eso es lo que hace de un influencer un verdadero líder de opinión. Los demás son seguidores.

Visual storytelling

Crea una narrativa visual. Cuatro fotos seguidas, que cuenten una historia, como una miniserie, harán muy atractivo tu feed. El hilo que hilvane el relato puede ser un viaje, un color, una tonalidad de luz, un efecto, un tema. No subestimes nunca el poder del storytelling y de la imagen trabajando conjuntamente.

El pie de foto

Corto, intrigante y envolvente: un dato sorprendente, un contraste, una pregunta. Nada (que la foto hable por sí sola).

Pégate de la creatividad

Busca fuentes de inspiración: museos, galerías de arte, librerías y, sobre todo, esos que son mejores que tú: @petesouza, @natgeo y @pedromcbride, por ejemplo.

Efectos y apps

Me gusta VSCO. Excelente para editar o darle profundidad a una foto, pero cuídate de no sobre-cocinar tus fotos con filtros y esas cosas. Nota que los grandes no lo hacen. Si vas usar los filtros, úsalos con moderación. Otra vez, menos es más.

Hashtag or not Hashtag

La función primordial de los hashtags es organizar la conversación en la Babel digital e insertar tu post en un diálogo mayor. No se trata de conectar con la audiencia más grande posible, si no con la audiencia relevante más grande posible. Un hashtag tan general como “#running” es, digamos, insignificante, y aunque atraerá muchos likes, se diluirá en el mar de imágenes relativas a esa afición. Uno más específico prolongará la vida de tu imagen, porque, digamos, “#runningwomen”, estará en una piscina de imágenes más pequeña. Una buena opción para alcanzar el doble propósito de capturar la atención inicial y prolongar la vida de tu imagen es optar por tres hastags: uno realmente popular, uno semi popular y un tercero altamente segmentado. Los #hastags, para mí gusto, son un poco ruidosos en el pie de foto, y, más de tres, piensan algunos, hacen parecer al instagramer desesperado por seguidores.

¿Qué dicen las estadísticas?

Se consigue 36% más engagement con fotos que con videos; 38% más likes cuando la foto incluye una persona o una cara; 56% más engagement cuando incluyes a otro usuario en tu post; 79% más engagement cuando geolocalizas tu post. Fuente: Henry Carroll, autor de la serie de libros “Read this if you want to take great photographs”.

Una segunda opción puede ser una solución

Si tienes una cuenta temática, discriminas qué post colocas, pero esas restricciones te limitan. Si quieres mantener la temática y a la vez liberarte de su yugo, abre una segunda cuenta que funcione como un cajón de sastre donde quepa todo lo que te apetezca postear. ¡Sin restricciones! Vale también si quieres una personal y otra profesional. ¡Puedes tener hasta tres! Es lo que hace la consultora de marketing e innovación y profesora de yoga Nia Elin Pejsak (@niapejsak, @wearestylus, @yogi_ni) ¡y lo que debería hacer yo mismo!

Postea consistentemente, no constantemente

No desaparezcas por un tiempo y luego atragantes a los demás posteando múltiples fotos el mismo día. Una foto por día es suficiente para estar presente, pero puedes postear hasta 4 por día, si están bien “curadas”. Al final, en IG, como en cualquier otra red, el contenido es el rey. Es clave mantenerte activo con contenido de calidad. Solo cuídate de no saturar a tus seguidores. Procura postear cuando sientas que tu mayor audiencia está online. La mayoría de los instagramers serios, miran su cuenta al levantarse y otros, también al acostarse.

Contenido consentido

Si has tenido éxito notable en IG, no será extraño que se te acerquen marcas para que colocas contenido patrocinado. Es difícil resistir esa tentación, que además pudiera ser una bendición. Si lo aceptas, mantén tu autenticidad. Que la marca consienta tu libertad, pues al fin y al cabo, tú eres quien conoces mejor tu audiencia. La marca también es quien mejor conoce su público, por lo que un trabajo conjunto es conveniente, siempre que tú tengas la última palabra.

Captura momentos poético

Atrapa en una toma la pequeñez del hombre frente a inmensidad del universo, el toque que humaniza una infraestructura o el asombro de una mirada.

Planea un InstaMeet

Convoca encuentro real para conocer a tus seguidores cara a cara. ¿El motivo? San Valentín, Semana Santa, Navidad, tu cumpleaños, whatever que te dé una buena excusa para reunirlos, generar imágenes, historias y mayor engagement.

¡Diviértete!

Cuanto te diviertes, la gente lo siente, se contagia y se inspira, por tus post. Si la estás pasando bien, el júbilo será contagioso. Cuando estaba entrenando para el maratón de Berlín el año pasado, mi gerente del Banco Popular, Raquel Puertas, me decía: “Yo sudo contigo, quemo calorías contigo y tus posts me llenan de energía!”

Siéntete libre de estar triste

IG es la red feliz, pero, con excepción de Freddy Ginebra, nadie está feliz los 365 días de la semana. Pasan cosas en tu vida, en el mundo, que te invitan a expresar tu duelo y la gente también conecta con esos estados de ánimo. Lo que no soporta es el drama permanente.

Si sigues estos consejos, podría ser que los dioses de la fortuna (Instagram mismo) te designe como un “suggested user”, usuario recomendado, que equivaldría a que Mark Zuckerberg recomiende el libro de un autor en su “Year of books”

Comparte
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on telegram
Telegram
Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *